Lo que nunca debes hacer en decoración de interiores

Decoración

Solemos proporcionar ideas para decoración, pero esas recomendaciones no incluyen lo que no se debe hacer, algo que es tan importante como ofrecer consejos sobre lo que sí hacer. Por eso ahí van unos hábitos que probablemente todos tenemos en mayor o menos medida sobre decoración y que debemos evitar.

Evita las modas: los artículos que ahora están más de moda son los que más rápidamente van a pasar a estar caducos, por eso siempre es preferible elegir muebles que, en un sentido estilístico, puedan resistir bien el paso del tiempo. Tener algunos muebles clásicos siempre ayuda a conseguir esto.

Pintar las paredes antes de elegir los muebles: este es un error muy extendido y que seguro que casi todos hemos cometido alguna vez. Partir del color de los muebles o el suelo es mucho mejor para conseguir una estancia a nuestro gusto.

Decorar mayoritariamente con colores muy llamativos o utilizar demasiado nuestro color preferido: los colores llamativos nos cansarán especialmente pronto e incluso pueden hacer que algunas personas no se sientan del todo a gusto, por lo que no es recomendable usarlos más que en pequeños toques. Lo mismo se puede decir de nuestro color favorito, que debe destacar por estar en lugares muy concretos y así sorprendernos gratamente con su presencia en lugar de encontrárnoslo en todas partes.

No muestres todo lo que tienes o te gusta: una casa llena de objetos, ya sean puramente decorativos, recuerdos personales, etc. puede llegar a ser abrumadora y agobiante, por lo que debemos exhibir nuestras cosas con moderación y eligiendo solo las que más nos gustan y mejor combinan entre sí. Así como no es buen esto, tampoco lo es tener cosas que no nos gustan solo por compromiso o porque sencillamente siempre hayan estado ahí.

Elegir muebles, tapicería y pintura en la primera visita: a no ser que nos enamoremos, no es muy recomendable elegir nada la primera vez que salimos a comprar nuestros muebles, ya que lo mejor es cotejar todos los elementos para conseguir un todo armonioso. Presta atención especial a los sillones y sus tapicerías. Si no son de piel, asegurate de que la tapicería del sillón encajará con tu decoración. Sino acabaremos teniendo que comprar muebles que necesariamente compensen aquello que cogimos sin pensar.

No coloques muebles en lugares de tránsito: no hay nada más incómodo que una silla o una mesa colocados en una zona por la que pasamos continuamente y que nos obliga a contorsionarnos o rodear el mismo para pasar. Siempre que se pueda hay que evitarlo.

Esperamos que a través de esta serie de sencillos consejos podáis dar un aspecto renovado a vuestro hogar, apostando por un cambio en la decoración, sin caer en toda esa serie de errores típicos en los que muchas personas caen a la hora de convertirse en un improvisado decorador.

Carmen Solar


© 2015